Prighozin, todo va bien en el «infierno»

Actualizado

Los ucranianos acogen con sorna la desaparición de Prighozin aunque los expertos recuerdan que Wagner ya no pelea en el país y por tanto tendrá un efecto muy limitado.

Los restos del avión de Prighozin en llamas cerca del pueblo de Kuzhenkino, región de Tver.AFP PHOTO / Canal de Telegram vinculado a Wagner @grey_zone
  • Guerra en Ucrania Matan a Prigozhin, el jefe del grupo Wagner, al estallar su avión en Rusia

El meme se hizo viral en las redes sociales ucranianas. Se trataba de recuperar el mismo mensaje que hizo público hace tan sólo dos días Yevgeny Prighozin, supuestamente desde algún país africano.

«Estamos trabajando. La temperatura está por encima de los 50, como nos gusta. Wagner está haciendo labores de reconocimiento y búsqueda. Haremos que Rusia sea más grande en todos los continentes», se le oía decir prometiendo que sus fuerzas paramilitares iban a «cumplir con la tarea que se les ha otorgado».

Era el primer vídeo que difundía el fundador de Wagner desde la fallida asonada que protagonizó en Rusia. También fue el último.

Dotados de ese peculiar sentido del humor negro que ha acompañado a los ucranianos durante toda la guerra, algún avispado sustituyó el paisaje de la grabación original por otro repleto de llamas que parecía simular al infierno bíblico. Muy apropiado para esos «más de 50 grados» de los que hablaba Prighozin.

De hecho, la desaparición del jefe paramilitar hizo que, de forma casi inédita, los seguidores de Prighozin y los ucranianos coincidieran en el paradero del ex convicto y antiguo vendedor de perritos calientes. El canal de Telegram Zona Gris, vinculado con Wagner, le dedicó una emotiva despedida donde dijo que «incluso en el infierno será el mejor».

Después, para incidir en el singular destino al que asumen que se ha dirigido su líder, colgaron un vídeo de una entrevista con el propio Prighozin donde él mismo decía que «todos iremos al infierno, pero en el infierno seremos los mejores».

La proliferación de memes en el espacio virtual ucraniano fue un reflejo del profundo sarcasmo y explícito beneplácito con el que acogió la población local la anunciada muerte de Prighozin, que según la publicación Nueva Voz casi se vio como un «regalo» inesperado al coincidir en el tiempo con el aniversario de la independencia, que se festeja este 24 de agosto.

Hubo quienes recuperaron esa vieja foto en la que aparece el dirigente Joseph Stalin, sonriendo junto a uno de sus principales asesores, Nikolai Yezhov, el jefe de la temida policía soviética, y los «retoques» que sufrió esa imagen en 1937 una vez que Yezhov fue purgado por el dictador, que le hizo desaparecer de la instantánea. «Rusia siempre será Rusia», se leía en el meme.

Otro prefirió colocar barbas al estilo checheno a todos los pasajeros del aeroplano por aquella tendencia que tenía Moscú a eliminar a los miembros de esta comunidad achacándoles cualquier tipo de tropelía. Y uno más eligió publicar una foto de una hilera de pollos asados bajo el texto: «aquí están los chicos de Wagner».

«Saqué una botella de vino francés que tenía en la bodega para brindar por tan buena noticia. Tengo otra de champán preparada para cuando muera Putin«, declaró Viktor Adamov, uno de los viandantes que recorría el centro de la ciudad de Lviv a última hora de la noche del miércoles.

Había algunos que confiaban tanto en la «maldad» del finado que no se creían que hubiese sido asesinado y seguían atrincherados en esas atractivas teorías de la conspiración.

«Hay una tesis que dice que no iba en ese avión sino en el segundo (otro aeroplano de la compañía Wagner aterrizó en Moscú poco después del suceso). Que todo es un plan para que todos pensemos que ha muerto y así poder esconderse«, relató Anna Burdina, una ucraniana vinculada a la industria cinematográfica local.

Al margen de la sorna, los expertos ucranianos coinciden en que Prighozin y sus fuerzas paramilitares ya no era un actor relevante en el escenario bélico del país y por tanto su fallecimiento no tendrá una especial repercusión en el campo de batalla.

Para el analista Serhii Grabskyi, su muerte «no va a cambiar absolutamente nada. El enemigo seguirá marchando hacia la muerte, obedeciendo como esclavos. Lo que ha sucedido era totalmente predecible. Desde el 24 de junio su vida se medía en cuestión de semanas«.

Grabskkyi además indicó que el resto de los nombres que aparecen en la lista de pasajeros constituyen la plana mayor de Wagner. «Se trata de todo el equipo. Es el final de la historia de Wagner«, agregó a la citada publicación Nueva Voz.

Sin embargo, para el llamado Cuerpo de Voluntarios Rusos, una agrupación de opositores de ese país instalados en Ucrania, el fallecimiento de Prighozin si tendrá «un impacto negativo en el espíritu de lucha, la moral y la eficacia del ejército ruso en su conjunto, lo que nos acerca a la victoria», según se leía en el comunicado que hicieron público.