Detienen a la cúpula de la Policía Militar de Brasilia por sospechas de complicidad con intentona golpista

La Policía Federal y la Fiscalía de Brasil han lanzado este viernes un operativo contra la cúpula de la Policía Militar de Distrito Federal, que se ha saldado con media docena de registros y siete detenciones, entre ellas la de dos comandantes y cinco oficiales, por supuesta connivencia con los ataques del 8 de enero.

Entre los detenidos están el comandante general de la Policía Militar, el coronel Klepter Rosa Gonçalves, y el excomandante coronel Fábio Augusto Vieira, sospechosos de irregularidades en la planificación del operativo de seguridad que tenía que custodiar la sede de los Tres Poderes de los manifestantes que protestaban por la derrota de Jair Bolsonaro en las elecciones.

Los otros detenidos son los coroneles Jorge Eduardo Naime, Paulo José Ferreira, Marcelo Casimiro, el mayor Flávio Silvestre de Alencar -a quien se ve en los vídeos retirarse cuando comienzan los disturbios- y el teniente Rafael Pereira Martins, todos con puestos de mando durante aquel día.

La Fiscalía también ha recopilado como prueba algunos de los mensajes que los sospechosos intercambiaron durante el periodo de las elecciones, cuyo contenido repetía las teorías de la conspiración a las que se agarraron Bolsonaro y los suyos para no reconocer el resultado amparándose en un supuesto fraude.

Asimismo, la investigación muestra que los mandos de la Policía Militar eran conoceros de diversos informes de los servicios de Inteligencia que alertaban de los posibles ataques ese 8 de enero, recoge el diario ‘O Globo’.

El juez de la causa, el magistrado del Tribunal Supremo, Alexandre de Moraes, ha señalado que estos mensajes que se intercambiaron los sospechosos muestran de forma inequívoca una «omisión planeada» durante el operativo del 8 de enero, adhiriéndose además a los «propósitos golpistas de la horda antidemocrática que atentó contra la sede de los Tres Poderes y el orden democrático».

Estas detenciones se encuadran dentro del mismo operativo que investiga la posible responsabilidad en estos hechos del destituido gobernador de Distrito Federal Ibaneis Rocha, y del exsecretario de Seguridad, el también exministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres, quien estuvo varios meses detenido.